RESTAURACIÓN

ECOLÓGICA

Los bosques son fundamentales para la salud de la población, ya que cumplen la función de ser sumideros de carbono, depósitos naturales que absorben el CO2. En El Salvador cada día la masa boscosa se reduce significativamente por la extracción de recursos para diferentes fines, como leña, madera para construcción, entre otros.

El acceso al agua para uso humano depende de la calidad y cantidad de zonas boscosas, así como de un buen manejo de las tierras agrícolas.

Como parte de nuestra visión de conservación, unimos esfuerzos con diferentes sectores para trabajar en la restauración de zonas clave.

En RainDrop somos especialistas en la restauración ecológica, trabajamos para recuperar diversos ecosistemas boscosos, regeneración de afluentes, zonas ribereñas y cualquier zona degradada.

Todo suma, por lo que este es un proceso que puede hacerse desde un pequeño parque en una ciudad, hasta grandes zonas degradadas. Cualquier área con deterioro ambiental es un escenario ideal para que RainDrop ponga manos a la obra y comience a restaurar. Usando ciencia y tecnología, aplicamos diferentes protocolos de medición e investigación.

salud DE SUELOS

En El Salvador, la salud del suelo para cultivos ha disminuido debido al intensivo uso de pesticidas, quemas y monocultivos. Actualmente los suelos requieren una enorme cantidad de fertilizantes químicos para compensar la falta de nutrientes del suelo, esto tiene un impacto tanto en la economía del agricultor, como en la salud de la población.

Ahora más que nunca es importante para agricultores en todo el país producir alimentos de calidad, en cantidades que les permita generar rentabilidad, mientras se asegura la fertilidad del suelo a largo plazo. El objetivo principal es lograr una Agroecología Sostenible.

¿Cómo lo hacemos?

Todo comienza con un monitoreo de cobertura vegetal. A partir de una investigación de campo se establecen los criterios más convenientes para restaurar o mejorar la salud del suelo y que eso se traduzca en un mejor rendimiento de las parcelas.

Prácticas agrícolas:

  • Incorporación de cultivos de cobertura.

  • Cercas vivas.

  • Incremento de la biomasa.

  • Diversificación de cultivos.

  • Uso nulo o racional de pesticidas.

  • Labranza mínima.

Todo el conjunto de prácticas apropiadas aplicadas a la parcela se traduce en una mejor calidad de suelo (suelos ricos en microorganismos benéficos), lo que ayuda a los cultivos a ser más resilientes ante períodos prolongados de sequías u otro tipo de situación.